Deafland

ALEJANDRO MEJIA ABAD

Posts tagged Conciertos

1 note

El no concierto de la historia


Con el anunció del concierto de Paul McCartney, se disparó en redes sociales -y en la calle, hay que decirlo- una beatlemanía sin precedentes, por lo menos para las personas de mi edad, en Colombia. Ahora todo el mundo era tan fan de los de Liverpool (y les digo así porque me encanta escribir la palabra Liverpool), como yo lo había sido desde que por allá a principio de los 90’s, en el paquete básico de mi educación doméstica, mi papá había decidido incluir conocer la música y la historia de cada uno de los integrantes. 

Teniendo un cubrimiento mediático que no se le daba a ningún concierto desde hace rato -no era para menos teniendo en cuenta que era un Beatle- llegó el día del concierto en El Campín, que desde hacía años no era prestado para este tipo de espectáculos. Filas llenas de gente de todas las edades con camisetas, manillas, pines, cachuhcas, etc. de los Beatles; Un público homogenizado por una poker face que no pretendía decir otra cosa que “Yo sé más de los Beatles que tú”, digno de este tipo de conciertos; en fin… Un ambiente increíble…

Todo iba bien, entonces, hasta que atravesé el último anillo de seguridad y uno de los conos de tránsito con vida (así llamo a los miembros del personal de logística, por su ineptitud y brillante vestimenta anaranjada) me dice en tono corporativo, y como si todavía lo estuviera practicando, “Bienvenido al concierto de la historia”. 

¿Concierto de la historia? ¿Un concierto que llegó con un retraso de 50 años? No. No me crea tan aguacate. 

No dormí, entonces, divagando que si bien McCartney, SIN DUDA ALGUNA, es el artista musical más importante que ha venido a Colombia a ofrecer un concierto, por encima de gigantes como Elton John, Sting y la misma Madonna que vendrá a finales de este año, hay otras variables que deben ser tenidas en cuenta para ponerle este rótulo a un concierto. 

Primero que todo, la vigencia del artista. Paul McCartney dejó de hacer música “de alto impacto” hace varios años. Probablemente desde que los Beatles se disolvieron. Si un artista llena un estadio, basado en las canciones que lo hicieron inmortal hace 50 años, no estamos hablando del concierto más importante de la historia, sino de un logro histórico, como quien se gradúa del colegio a los 22 años después de haber repetido décimo grado cuatro veces. 

En este sentido, consideraría mucho más importante, por lo que representó para el país haber sido incluido en la gira de sus conciertos, el concierto que dio Guns and Roses en El Campín en 1992; los conciertos de James Brown (Sí, ¡JAMES “GUERAPA” o “FEEL GOOD” BROWN!) y Tom Jones en pleno auge de los dos artistas en 1973; y el, desconocido para muchos, concierto que ofreció en el hoy llamado “Teatro Jorge Eliecer Gaitán”, Bill Halley & The Comets -intérpretes de “Rock Around The Clock” en 1962.

No me descarten aquí, de todas formas, el último concierto de Shakira, a la que pocos tenemos el don de mirar con subjetividad, en Bogotá; y si, como está por confirmar, Katy Perry y Lady Gaga incluyen a Colombia en su gira y vienen con sus #1s mundiales en el segundo semestre de este año, la discusión sobre “importancia” podría empezar a tener ganadores fácilmente. 

Segundo, el tema de la calidad del concierto, como tal. Sería irrespetuoso e insolente tener quejas de Paul McCartney, su banda, su repertorio y su espectáculo, pero créanme que en este frío pueblo se han visto y oído cosas mejores y me refiero, específicamente, a una sola y es el concierto de “The Dark Side of The Moon Tour” que Roger Waters -bajista y compositor de Pink Floyd- nos regaló -porque el costo económico se le quedó corto al espectáculo- en marzo de 2007.

Sí. Yo sé que también es un concierto con 30 años de retraso, pero nunca se había visto un montaje así en este país: Surround impecable, las pantallas 3D, las animaciones proyectadas, el cerdo inflable con mensajes políticos (dos días antes de la venida de Bush) que salió volando al cielo, las luces que formaron el prisma del “Dark Side Of The Moon”, el repertorio, la banda, Roger… Todo.

No es cuestión de subjetividad, es un hecho que el mejor concierto, como concierto, que ha habido en Colombia es el que yo, personalmente, no llamo concierto sino experiencia; Es el que Waters dio ese inolvidable viernes en el que sentí, como muchos sintieron hasta el jueves, que podía morir tranquilo. 

Seguramente, hay otras mil variables que podrían determinar qué tan importante es un concierto. Lo cierto es que entre la mil veces nombrada subjetividad que tiene esto de la música como expresión artística por excelencia, hay parámetros que nos permiten, por lo menos, debatir cuándo algo es lo que nos quieren hacer creer que es y cuando no… Y con el perdón de los que lo dicen y lo refuerzan, el concierto de Paul McCartney en Bogotá no fue -e incluso estuvo lejos de ser- el “concierto de la historia”. 

Filed under Paul McCartney Paul McCartney Bogotá Colombia 2012 The Beatles On The Run Concierto Conciertos Fernán Martínez mejiaabad

15 notes

Femme Fatale Tour 2011: Imposible perdérselo.

Desde que tengo uso razón, he sido testigo de cómo los artistas más importantes del mundo han pasado por Latinoamérica sin aterrizar -si quiera a hacer escala- por Colombia, por la fama que tenemos y que -desafortunadamente- nos hemos sabido ganar.

Como algunos se acordarán, después de la muerte de Pablo Escobar en 1993, el mundo entero pensó que el narcotráfico se había acabado, y con él la violencia urbana (bombas, asesinatos, etc.) que surgía como consecuencia de él. Esto sirvió para que en los 6 y 7 años siguientes, artistas cómo Metallica, Elton John, Sheryl Crow, Pavarotti, Plácido Domingo, Tears for Fears, Santana, UB40, Pet Shop Boys, Bon Jovi, Def Leppard, INXS, entre muchos otros, vinieran a Colombia para superar así, el momento en el que nos sentimos por primera vez identificados en el mapa cuando Guns & Roses vino en 1991. 

Sin embargo, los pronósticos fallaron y Colombia nunca vivió la tranquilidad que se esperaba. Masacres, secuestros, pescas milagrosas, collares bombas, etc. reafirmaron la fama de país que tenemos y con esto, el miedo de artistas, patrocinadores y empresarios. Durante años, entonces, con la excepción de uno que otro concierto de metal, fuimos un país musicalmente excluido y condenado a una industria local que mucho tiene que envidiarle a esa que, en ese momento, solo pudimos disfrutar por MTV.

Sin querer hacer afirmaciones difíciles de sustentar y mucho menos entrar en discusiones políticas, debo decir que es claro que el país que tenemos hoy es -o por lo menos parece- más seguro y más tranquilo. Tal vez estemos viviendo el mismo espejismo que vivimos durante algunos años después de la muerte de Pablo Escobar. No lo sé. Lo que si sé es que sea lo que sea,lo que importa aquí es aprovechar el momento.

Si hace 10 años parecía imposible ver un concierto de alguno de los artistas que estaba en el Top 20 de MTV y que figuraba en los principales listados de música del mundo, hay que decir que hoy las cosas han venido cambiando. Poco a poco Colombia se ha venido convirtiendo en una estación obligatoria para los principales artistas del mundo y no en vano, hemos tenido la oportunidad de ver en vivo a bandas como Coldplay, Green Day, Red Hoy Chili Peppers, Jonas Brothers, Demi Lovato, Metallica, Guns and Roses, Stone Temple Pilots, Aerosmith y muchos otros en los últimos años.

De igual forma, aunque artistas como U2 y Paul McCartney no han podido venir por problemas logísticos -en realidad estupidez de quienes no permiten que se utilicen los estadios deportivos para conciertos-, el hecho de que se haya hecho un intento, es valioso y dice mucho del esfuerzo que distintos empresarios e inversionistas están haciendo por traer artistas de talla mundial a Colombia.

Hace dos meses, más o menos, OCESA Colombia confirmó la histórica noticia de que Britney Spears vendría a Colombia. Lo que había comenzado como un chisme -más un chiste- del medio de la música, se había hecho realidad en la página web de la artista. 

Muchos pensarán que exagero cuando digo “histórica”, pero es difícil encontrar otro adjetivo para la primera visita de una diva de la música mundial a nuestro país (Shakira, obviamente, no cuenta).  

Quienes piensan, pues, que su tour es un reencauche y que esta Britney no es nada si se compara con la de hace 10 años se equivocan. Si bien -y como es obvio- ya no es la niña inocente de 17 años que cantaba “Sometimes”, tampoco está pasada de moda, ni mucho menos. Los 3 singles que ha lanzado de su último álbum “Femme Fatale” (producido por The Dr. Luke y Max Martin, probablemente, los productores más importantes del mainstream), han alcanzado el Top 10 de Billboard y sus videos -en los que luce perfecta- se han posicionado en los puestos más altos en los conteos especializados.


Más allá de esto hay que decir que en los últimos VMAs -entregados pocos días después de que se confirmara su concierto en Colombia- Britney recibió el homenaje más importante de la noche por lo que ella ha representado y representa para la música de hoy en día. El premio lo entregó, nadie menos que Lady Gaga. 

¿Qué excusa hay entonces para no ir?

Es un concierto que las personas a las que les gusta la música, en general, le deben a su vida, más si pertenecen a la generación que llegaba del colegio a ver el Top 10 de MTV; la que usaba la cachucha roja de Fred Durst; la que le tenía miedo a Marilyn Manson; la que se reía con los videos de Eminem; pero sobretodo la que soñaba ser -o ser el novio de- Britney Spears. 

No sabemos que pase en los próximos años en este país tan inestable, entonces aproveche el momento, dése la bendición, métase la mano al bolsillo, compre su boleta VIP o la que se acomode a sus posibilidades y vaya al concierto de una de las artistas más importantes de su generación. Allá nos vemos. 

Filed under britney spears Bogota Colombia OCESA Femme Fatale Tour 2011 concierto conciertos mejiaabad